Claves para la elaboración del Entorno Personal de Aprendizaje (PLE)

El concepto de Entorno Personal de Aprendizaje (en inglés Personal Learning Environment o PLE) no es un concepto nuevo.

Antes del boom de internet todos teníamos un PLE “analógico”. Si en clase se nos planteaba el reto, por ejemplo, de hacer un estudio acerca del calentamiento global, íbamos a las biblioteca en busca de información. También podíamos hacer una encuesta a pie de calle para comprobar la opinión de la gente acerca del cambio climático en las últimas décadas. Si teníamos la suerte de conseguir charlar con algún experto en la materia, quizá podría explicarnos las consecuencias de este fenómeno…

A menudo, la información que recopilábamos la clasificábamos en nuestras carpetas con post-its, para después analizarla con tranquilidad y elaborar un informe de la investigación que compartíamos con el resto de nuestros compañeros en clase.

Todas las estrategias y herramientas que utilizábamos para conseguir llegar hasta el paso final de presentar públicamente nuestras conclusiones, constituían nuestro PLE “analógico”. Y digo lo de PLE analógico porqué, aunque seguimos utilizando estas estrategias y herramientas, en su mayoría se han ido digitalizando con el desarrollo vertiginoso de internet, dando paso al PLE “digital”.

A día de hoy, una gran parte de nuestro aprendizaje se da en internet. Y para aprender de forma autónoma en internet, cada uno de nosotros contamos con un PLE, aunque hasta ahora no hayamos sido conscientes del todo.

Nuestro PLE se ha ido constituyendo de forma un tanto caótica y desordenada en función de nuestras necesidades. Le hemos ido añadiendo herramientas (youtube, vimeo, facebook, pinterest…) o fuentes de información (google, wikipedia, revistas online especializadas, blogs…) a medida que las íbamos descubriendo. Si periódicamente no reflexionamos acerca de lo que nos aporta cada una de estas herramientas o fuentes, corremos el peligro de perdernos en un mar de información/herramientas y de no estar aprovechando nuestro PLE para maximizar nuestro aprendizaje.

Para diseñar nuestro PLE, la regla de oro que hay que tener presente en todo momento es la de la simplicidad.

No aporta demasiado incorporar al PLE varias herramientas que te aportan lo mismo. Lo verdaderamente enriquecedor es incorporar a nuestro PLE herramientas/estrategias complementarias que nos puedan servir para aprender de diferentes formas.

Así por ejemplo, si me he fijado el objetivo de aprender inglés, entre las fuentes de información de mi PLE no sólo aparecerán ediciones online de periódicos británicos, sino también canales de youtube, canales de radio, playlists de spotify con canciones en inglés, grupos de facebook en los que se hable de algún tema que dominamos en inglés…

Otro aspecto importante de nuestro PLE y sobre el que suelo hacer especial hincapié en mis clases, es que hacer con la información que encontramos. El error más común que solemos cometer es creer que haber visto un vídeo de youtube es suficiente para un aprendizaje significativo. En realidad, en ese escenario no somos más que consumidores pasivos de contenidos, sin ningún tipo de ejercicio crítico sobre la información que recibimos. Nuestro PLE, y el de nuestro alumnado, debe de contar con herramientas que nos permitan crear “algo” (comentario, video, artículo, podcast, experimento…) como fruto de la reflexión que hacemos sobre la información consumida. Si además compartimos nuestra “creación” con el grupo a través de alguna red social y recibimos feedback, nuestras posibilidades de aprendizaje se multiplican exponencialmente.

David Fernandez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *